Para poder llevar a cabo nuestra experiencia a bajas temperaturas, tuvimos la necesidad de conseguir algún componente que nos diera la oportunidad de enfriar rápidamente nuestro sistema sin tener que esperar tanto tiempo, por eso optamos por utilizar el nitrógeno líquido.

El nitrógeno líquido fue el gas que elegimos inicialmente para poder enfriar nuestro sistema, debido a que se encuentra aproximadamente a 73.15 Kelvin y ésta era la temperatura inicial en la cual deseábamos tener nuestro sistema.

Sabíamos que para poder trabajar con él, era necesario comprarlo el mismo día de la realización del proyecto, debido a que es un gas que se evapora muy rápido a temperatura ambiente.

Una vez comprado el nitrógeno líquido, nos dirigimos hacia el laboratorio Marie Curie para realizar la experiencia.

Su uso fue favorable debido a que una vez traído al laboratorio, fue utilizado casi instantáneamente. Utilizamos aproximadamente 2 litros y no tuvimos problemas en tratar de conseguir gas adicional ya que para evaluar los datos aún teníamos suficiente reserva.